Infidelidad Un Camino Doloroso Hacia La Soledad: Mentiras y traición. Segunda parte

Después de aquella tarde de Navidad en la casa de Ana, los días poco a poco irían cambiando mi forma de pensar sobre el amor y un nuevo sentimiento empezaría por crecer muy rápidamente por aquella persona que de la noche a la mañana había entrado a mi vida gracias a mi gran amigo el destino. Un nuevo capítulo comenzaría a escribirse y las consecuencias pasando los meses poco a poco saldrían a la luz. Las mentiras y las excusas que diariamente iba poniendo en mi camino, al principio marcarían la diferencia entre ser un desgraciado mentiroso y una persona que poco a poco su conciencia se convertiría tan negra como la noche con tantos engaños. Y así tomando malas decisiones poco a poco a esas personas quienes formaban parte de mí, irían descubriendo aquellos secretos que de una u otra forma siempre luche por ocultar colocando una mentira encima de la otra hasta formar mi propia montaña de secretos. Querer dar un paso hacia atrás y olvidarme de lo que empezaba a sentir no era la vía correcta para huir de lo que mi corazón me estaba pidiendo. Después de ocultarme varias veces y tratar de huir de mi destino sin tener ningún resultado, fue la señal en que mi vida ya estaba marcada con la palabra infiel.Recordar que durante todo este camino fui dejando tragos muy amargos, y varios recuerdos que también para esas personas no serían muy fáciles de olvidar, lo único que me inspiraba a hacer lo que estaba haciendo era el amor que sentía por esa otra persona. Jamás pensé que al amar a alguien me llevaría a convertirme en otra persona muy distinta a lo que solía estar acostumbrado. Pero el amor es así de sencillo, ese sentimiento tan hermoso que provoca que viajemos a otra galaxia es extraordinario, porque soñamos que somos los dueños del planeta, pero también que choquemos en la realidad cuando debemos de entender que no estamos actuando bien cuando la otra parte de tu felicidad se basa en mentiras.En ocasiones llegué a sentirme tan acorralado por las preguntas de mi esposa y madre, que las consecuencias sin darme cuenta, también cayeron en afectar mi mente y mi sistema nerviosos con demasiada adrenalina y del estrés de lo que estaba viviendo diariamente como infiel.A pesar de todo lo desagradable que tuve que pasar y de varios golpes que tuve que recibir, jamás retrocedí un paso, al contrario tenía que remar contra la corriente con ella para que ambos disfrutáramos de un vínculo que ambos como pareja nos fue fortaleciendo con cada trago amargo que aparecía en nuestras vidas, y así como dos ladrones que siempre se escondían entre la noche para no ser descubiertos, quienes solo tomados de las manos, caminando por aquellas calles vacías y con la única compañía de la luna y las estrellas, éramos felices.

--Enrique Martinez



Buy online now!